Estar bien es vivir mejor en orden, paz, amor y libertad

Estar bien es andar seguro en la vida, es tener una buena asesoría sobre cómo vivir en paz, amor y libertad, pero en regla.

El bienestar es un término que ha sido muy tocado por varios filósofos y sociólogos y que reúne cuatro ámbitos. Uno de esos ámbitos es el social y es el núcleo de este sitio dirigido a la Asesoría Jurídica.

No puede haber bienestar social si no se tiene seguridad jurídica en todos nuestros actos. Las buenas relaciones sociales basadas en el respeto mutuo, la tolerancia y la convivencia pacífica son clave en el bienestar. Las relaciones de vecindad deben ser respetadas para vivir en paz y eso se cumple en todos los terrenos, desde entre vecinos de un barrio hasta entre países.

Para estar bien se deben cumplir las reglas de convivencia social

Estar bien es vivir mejor en orden, paz, amor y libertadEstar bien con la ley es estar bien con todos y con uno mismo. Las reglas están para que la sociedad marche bien y se cambian cuando se convierten en un freno. Por eso se necesita la asesoría legal o jurídica, para orientar hacia el bienestar social.

El estrés sicológico está presente cuando el individuo no es capaz de saber qué hacer ante una situación jurídica determinada. El consultor jurídico viene a ser el psicólogo que calma ese estrés. Al dar la correcta orientación sobre qué hacer o no ante determinadas situaciones del ámbito jurídico el consultor facilita el bienestar social.

No es el caso de estar bien con Dios y con el Diablo. No es siendo hipócrita o conformista que se puede estar bien. Es llegar al convencimiento de que si en el mundo no hay reglas la vida sería un desastre. Incluso con las de hoy ya la vida lo es.

Bienestar no es hacer lo que le mejor le plazca

El ser humano de por sí tiende a querer hacer lo que mejor le plazca. No hago esto porque no me gusta. Esto lo hago porque me gusta y quiero. Son las respuestas que se escuchan. Si todos hacen lo quieren hacer o no hacen lo que el deber dicta poco tiempo de vida le queda al ser humano.

No es en vano que en cada uno de los libros religiosos más relevantes, sea el Corán, la Biblia o el Sutra del Diamante, se habla de reglas a cumplir, de mandatos divinos. Esa es la esencia de la sociedad. En las abejas se tiene un ajuste perfecto de lo que es una laboriosa sociedad sin que exista la consciencia social. Sin embargo es mejor llevada que la humana.

No matar, no robar, amar al prójimo como a uno mismo, respetar a nuestros mayores, alimentar el conocimiento, no mentir ni traicionar. Procrear y educar para hacer de cada generación una mucho mejor a su antecesora, eso es desarrollo y civilización. Trabajar para vivir y descansar para recuperarse. Todos son Derechos Humanos y que están pensados para el bienestar de todos.

Sentirse útil es estar bien sin buscar la gloria

Estar bien es no sentir orgullo por salvar a los otros ni la compasión calculada o forzada. Es la compasión sincera, esa que procede desde lo más profundo del ser, sin buscar gloria o beneficio propio.

Si hemos llegado hasta el siglo XXI ha sido porque las reglas que tratan de crear el estar bien han prevalecido. Muchas veces han querido hacer lo que sus mentes enajenadas les mandan y han embaucado a millones. El costo social ha sido enorme, terrible, pero al final perecen porque ese estar bien de miles que quieren es el estar mal de millones y la cantidad se impone. Es el principio y razón de ser de la democracia, la mayoría manda. Pero manda con tolerancia y respeto y coexiste pacíficamente.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ¡Vote usted!(1-Votos, promedio: 5,00 de 5)